Casa de la Cultura Luis Mariano Rivera en ruinas y otras instituciones culturales van por la misma vía

El Caminante

A propósito del Cumpleaños de Luis Mariano y el Día Municipal de la Cultura, aquí en el municipio Bermúdez, decidí darme una vueltica por la Casa de la Cultura de Charallave. Sí, esa misma que lleva el nombre del poeta, el juglar de Canchunchu Florido. Claro el mismo Don Luis Mariano Rivera. Por cierto él fue uno de los fundadores de esta importante institución cultural, en una época gloriosa de nuestra cultura popular.

Por eso del problema del transporte. Que si no consigue efectivo o hay que perder casi toda la mañana entre ir y venir por lo escaso de los vehículos, no había podido ir. Pero como cosa del destino o quizás cosas de Dios, mi compadre me llamó una noche, cosa rara en él, para pedirme un favor y yo no dude en decirle que si lo ayudaría. No para cobrarle ese favor, sino para aprovechar la ocasión le dije que si me podría llevar a la Casa de Cultura Charallave y como buen compadre él no se negó.

Al otro día en la mañana, a eso de las diez, me pasó buscando en su motoneta y nos fuimos a visitar La Casa de la Cultura Don Luis Mariano Rivera en Charallave. Yo con mi cámara Cano Xti en maños, descendí de la moto y no me sorprendía al ver el monte cubriendo todo el jardín y el patio. Tampoco me sorprendió ver lo destruido que estaba la infraestructura, ya casi no le queda techo, el cual es de asbesto. La pintura de las paredes se ha ido desapareciendo, lo que si queda es un retrato del viejo Luis Marinao, que fue pintado por mi amigo Arturo Granado hace un bojotón de años y al final, en la pared del fondo se lee muy clarito el mensaje del poeta el cual dice “NIÑO: ESTA CASA DE LA CULTURA TE PERTENECE. AMALA DESDE EL ÁRBOL Y LA FLOR QUE EMBELLESE SU AMBIENTE HASTA EL GRANO DE ARENA QUE FORMA PARTE DE SU ESTRUCTURA”. Ah, ¿será por esto último que dice ese mensaje que no han cortado el monte y ha dejado que las paredes se deterioren para ver el grano de arena?. Suena interesante.

Lo que si vino a mi memoria fue cuando inicié en el teatro popular con Juliana Sucre y el Grupo de Teatro Escobita de Monte. Este grupo fue fundado por Juliana como en 1986, si no me equivoco y el nombre se lo puso el viejo Luis Mariano. Ahí en sus salones ensayábamos en las tarde, ya hacia la noche. Recuerdo que lo hacíamos Juliana Medina Sucre (Julianita), Emiliano Andarica, Magalis Fariña, Adolfo Lemos, Efrén González, entre otros y otras que no llegan a la mente.

También recordé a Amelia Rodríguez en su taller de cerámica. Cuando vi el teatro o el escenario totalmente sin techo, evoqué aquellos cierres de cursos, los encuentros culturales, la muchachada y los no tan muchachos que se presentaban o bien con sus pinturas, piezas de cerámicas o cantando y bailando al son de nuestra cultura popular.

Seguí recorriendo lo que parece las ruinas de una ciudad perdida y al entrar en unos de sus salones vi el gran León Rojo de la escuela de karate fundada por el Maestro Jesús Osuna, por cierto acaba de cumplir 37 años, pintado en sus paredes como negándose a morir con la decidía.  

Luego de recorrer todo el lugar y hacer algunas fotografías regresamos a la oficina para seguir trabajando. Casualmente bajamos por la calle Carabobo y pasamos frente al Ateneo Luis Mariano Rivera y por la escuela de artes plástica Don Tito Salas. Por cierto estudiando pintura, cerámica y escultura. En esta escuela de artes, la cual estaba ubicada en la casa de los Franceschi de calle Independencia, fue que conocí  a Juliana Sucre. Al pasar frente a estas dos instituciones culturales de mi Carúpano natal, pensé Dios quiera que no le ocurra lo mismo que la Casa de la Cultura de Charallave, ya que estas van en la misma vía.

Post data: Escribiendo estas líneas recordé que la Casa de la Cultura Juliana Sucre en La Lagunita o mejor dicho en el sector Santa Rosas, Avenida Circunvalación Sur está sin terminar y el Museo Histórico de Carúpano ni decir.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas