UNA VENTANA PARA VALORES 3

AUTOR. Lcdo. Vinicio Farias Gamboa

Iniciamos este breve enfoque de los VALORES MORALES, con LA HONESTIDAD, que es una cualidad humana, por la que las persona se determina a elegir, actuar siempre con base en la verdad y en la auténtica justicia , dando a cada quien lo que le corresponde.

Ser honesto es ser real, acorde con la evidencia que presenta el mundo y sus diversos fenómenos  y elementos.

Ser honesto es ser auténtico, objetivo, genuino. La honestidad expresa respeto por uno mismo y por los demás. Hay que tomar la honestidad en serio, estar consiente de cómo nos afecta, cualquier falta de honestidad por pequeña que sea.

Hay que reconocer que es una condición fundamental para las relaciones humanas, para la amistad y la auténtica  vida comunitaria.

Ser deshonesto es ser falso, injusto, ficticio. La deshonestidad no respeta a la persona en sí misma, busca la sombra, el encubrimiento. La honestidad en cambio tiñe la vida de confianza, de sinceridad y expresa la disposición de vivir siempre a la luz, desechando la sombra, acariciando sin descanso la luz de la verdad.

La honestidad es honor, dignidad, la consideración que uno goza ante la sociedad.

Cuando se miente, se roba, se hace trampas o engaños, la paz interior desaparece y el espíritu entra en conflicto. Las personas deshonestas se reconocen con facilidad, porque engañan a otros para conseguir de manera abusiva un beneficio.

No utilices el engaño y la mentira. Nunca te apropies de lo ajeno.

LA HONESTIDAD forja personas honradas, honorables, sinceras, francas y transparentes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas