Ir a la barra de herramientas

OPINIÓN: Palabras en ocasión de la llegada a Carúpano de las cenizas del Capitán Jesús Teodoro Molina Villegas

Mario J. Pacheco M.

Haciendo esfuerzo por recordar aquellos años de mi niñez vivida en una barriada del oeste caraqueño, llegan a la memoria imágenes lejanas de los neurálgicos años de la década del sesenta. Imágenes de confusa significación que fueron aclarándose con el transcurrir del tiempo. Ya bien entrada la década del setenta, no solo imágenes sino también voces se habían instalado en mi mente. Una de esas voces decía: “El Carupanazo”. Luego supimos que aludía a un suceso del proceso político venezolano: La rebelión cívico-militar contra el gobierno de Rómulo Betancourt acaecida en esta ciudad el 4 de mayo de 1962. Cincuenta y seis años después, la providencia me ha colocado en este lugar, gracias a la deferencia de algunos compañeros, para achicar distancia con aquellas imágenes y voces y así dedicarle unas palabras a uno de los protagonistas de primera línea de aquel hecho inscrito en las páginas de la historia de nuestro país.

Líneas para un Valiente

 ¡Capitán Molina! Carúpano, ciudad a cuya historicidad contribuiste con tu acción. Tierra de individuos a veces de memoria frágil e indolente ante el agravio a su acervo patrimonial material y humano, recibe tus cenizas; vestigio de un valiente, de esos fieles exponentes de una raza libertaria; de aquella dada a decisiones que se elevan por encima de circunstancias personales y familiares cuando oyen el clarín de la historia llamar. ¡Capitán de sueños azules!. El Mar, las colinas, las calles y algunas mentes inquebrantables son testigos de tu impronta rebelde. Para quienes invariablemente sostenemos la bandera del cambio y la transformación necesaria te rendimos honores hoy, como ayer y como aspiramos sea siempre, al vencer la potencial fragilidad de la memoria colectiva ya que tu nombre suena a patrimonio. En tu tránsito hacia las tierras del Nivaldo lugar de tu reposo definitivo, te despedimos desde este emblemático lugar de la ciudad a la cual estará tu nombre atado con lazos perpetuidad.

Ve Comandante! Cruza el mar de la eternidad y reposa bajo cerúleo cielo de nuestra costa oriental. Ve Comandante, hacia el horizonte reservado a los que hicieron historia, Ve, y cual estrella náutica desde otro plano de la realidad, oriéntanos para encontrar, en medio de aguas tormentosas, el camino de la reconciliación en el amor de todos los hijos e hijas de nuestra querida patria digna y soberana. Vaya Capitán de Corbeta Molina Villegas en la seguridad de que en usted se conjuga plenamente lo señalado por el compañero Presidente Allende: “Los hombres sin ideas arraigadas y sin principios, son como las embarcaciones, que, perdido el timón, se encallan en los arrecifes”. Quienes le conocieron dan testimonio de la firmeza en el timón de sus principios.

 

¡Honor y gloria al Capitán Jesús Teodoro Molina Villegas!

Plaza Bolívar de Carúpano. 13 de junio de 2018

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: